lunes, 29 de diciembre de 2014

Le siente. Yolanda Valenzuela (Arrieritos somos y en el camino nos estrellaremos Pág. 21 )



Vuelve a retomarle la remembranza, cuantas veces había dicho que solo quería transitar, cuantas veces supo cual era la conducta correcta y opto por la incorrecta.

Los shocks son como una pesadilla de la cual nunca parece que vayas a despertar, nada más que decir al respecto, en su crepúsculo se niega a transformarse en algo sutil.

Desaparecer con el tiempo que las huellas del viento marquen su paso, corredera es la lumbrera de su alma, aguarda la oportunidad en una marea sin sueño.

En un mundo de vivaces en el bolsillo con otro de caídos en la cabeza, el triste sin sombra que se decapito  una vez tan solo es muchas palabras y solo una repetida le salvará de ese pesar.

Petardo a la fuga sin zapatos ni calzones huyo al desahucio cómo un fugitivo, no se le ocurrió más intentar desaparecer, ni revelarse sin causa, pérdida identidad, manejo de su autoridad.

Todo lo demás le sobra, quemaría los desperdicios de lo que le quedo, sino fuera tan sumamente inútil e estúpido a la vez iría al desguace a cambiar las piezas de su motor.

Tan increíblemente inservible y mentecato, no quería unas nuevas, quería las que tenía en mejor estado, la esencia pura la tenía desde el día que decidió olerse desde dentro.

Inspirador era su sonido, divinos sentidos  ¿Donde los propuso, con quien los puso y donde se quedo lo que le falta? Seguir la trinchera límite entre su embocadura y mi acceso.

Ya no le rendía a una cleopatra despiadada que solo quería su cabeza y para colmo se le acabo la cerveza, poniendo en peligro su sistema arrojadizo, matándose a lo tonto por placer fingido.

El que se queda a medias, nunca pronuncio las palabras, se quedo en la puerta esperando a que le abran, la lluvia se ha llevado al cauzal adecuado el tiempo que transcurrió inútilmente.

Millones de mentiras a través de letras, números y sendas inexploradas que contó, cree en tierra virgen, le gusta imaginar el globo de la manera que más le convenga a su hambre.

Entre el vértigo y el engaño busca la razón comprendida de su corazón santo, mártir por un lado, penitente por otro, milagroso el que se encuentra entre los dos, sigue con retraso.

Caos operativo importante, cosas grandes que se cuecen en el dolor, aprendiendo de lo que le cuesta, sacrificando demasiado para llegar donde quiere, olvidándose de las pequeñas cosas.

Procede cobarde, desaparece la desesperación nerviosa, como escritura impuesta en una cuadricula recta se excluye de todo gozo por no pecar, sigue su melancolía como cosa mala.

Desintoxicar, no quiere dejarla ir porque está le hace eterno viajero y le da la vida aunque lo mate de poco, imagina un universo diferente con vacios claros sin ella, cargado de cosas suyas.

Incapaz de prescindir, como un muñeco roto y sucio, como un diablo a su pecado, como el poniente en su pelo le siente tanto que es completamente incapaz de articular sin miedo.

Canción bonita prisionera de unas cuerdas de oro en arpa de platino, dentro del palacio de bronce con unicornio de cristal, poesía en esbozo, vida dibujada que no puede colorear.

Sin salirse de la raya, valiente en su último intento resiste sabiendo que ya no le queda nada, se le acaban los refuerzos, subsiste en su soledad cromada cubierta de hielo y sal sin yodo.

No cura sus heridas las ensancha día a día lágrima a lágrima, corrida tras corrida, desafía al tiempo y al espacio aunque ya no tenga ni un ápice de superficie donde expandirse y sufrir.

Inventa, cara de perro encendido, no mira atrás porque nunca estuvo delante, colgado con ansia de voluntad resistente, en una corriente restringida se pierde y se lamenta.

Cordero sin rebaño ni pastor, león con hambre expuesto a cualquier callejera sin raza que pague por lamerlo, perdido en un seto sin diana donde cree ver una estrella que ya no le guía.

La sigue sin aliento por si acaso algún día está le lleva al destino deseado que en ningún momento mereció y que es incapaz de tener por merito propio.

Hace de un puño la pasión y revienta, vomitivamente le espera, la época de cambios importantes ya está aquí pero él no se ha dado cuenta, tiene sueños que no recuerda.

Anuncia el final de la tragedia, obra de teatro barato que el mismo dirigió y representó, le siente, inverso con la nube destrozada, lento en reflejos, con la sombra borracha de ella.


Extraído de (Arrieritos somos y en el camino nos estrellaremos) Pág 21. Yolanda Valenzuela
 ©Lacomadrejaylalunaproducciones/monpetitartbonmarche by yles
https://www.flickr.com/photos/artbonmarche/16137420981/
https://www.youtube.com/user/lacomadrejaylaluna/videos
http://lacomadrejaylalunaproducciones.blogspot.com
 www.facebook.com/amarantolapelicula
*Todo el contenido expuesto en este u otro medio registrado está sujeta a derechos de autor y cualquier violación de los mismos resultará en acciones legales, para los que distribuyan, expongan, copien o manipulen el contenido de la misma.


domingo, 21 de diciembre de 2014

Catalina de Rusia " Que te jodan " Yolanda Valenzuela (Arrieritos somos y en el camino nos estrellaremos Pág. 20 )



Siento sobre una piel maltratada por el tiempo, estética loca…

¿Dime donde, cómo y cuándo quisieras que mis faros dirigiesen tus aguas?
¿Dime si soy yo ese problema?


Aunque me vendan yo no soy una catalina de Rusia, sin darme cuenta de nada el antiséptico me cegó y la especialidad hizo lo demás, me invento turbados que no tengo para sacar la esencia pasada del golpe en mi rutina festiva.


Deseando lo poco que me queda que perder, desencajo una boca que nunca tuvo que ser suya…


En una conformidad afligida se sujeta una canción que gime, que invade mi ser, que se acerca sigilosamente a mi arranque cansado de dudar si actuar o matar de una vez ,un hecho, una palabra bastara para que todos estemos felices, llenos de alegría, radiantes por un turno delimitado.


A mi no me amedrenta ni dios porque este ni ha nacido ni me lo demostró.


No me salen las palabras bonitas, brasa acostumbrada al gas de marca, me ciego en un motivo que no me deja caminar a la velocidad que yo quiero…



Caprichosa de mí paseo tras él, el oro que conseguí solo es una mísera parte de mi legítima trascendental, desmayo, cavilar si he bebido demasiado para mi complexión física, me pregunto cuánto tardara mi cuerpo en sacar este veneno fresco.



Que te jodan, no es solo una casualidad banal, mis días aburridos pasan mirando por la ventana por si vienes de una puta vez.



Que te jodan por lo hortera que eras, porque no sabías que era una dieta sin espárragos trigueros, por la estupidez de tu existencia, por la brujería de tu mirada, por todo aquello que no me diste, por aquello que me robaste mientras andaba distraída correteando detrás de otros duendes.


Cortina de flores, inunda, convierte el carbón en pirita, mis ojos en manantiales…


Donde cae el agua limpia y pura de esa montaña sagrada en la que vimos tantos amaneceres arder, entre desvelos, pasiones y sabanas desbaratadas, con el coraje que me da una cama mal hecha.


El carácter de unos fanales vivos que me miraban con la mayor teatralidad y falsedad del universo, no soportaba esa mirada tan falsa y hostil, él creía que era miedo.


La misma incógnita que el primer día seguía una estela que en su infancia no utilizo, con la educación que no tuvo de niño, se adentro en mi cabeza manejándola como un rompecabezas sin terminar, como un autentico criminal perfecto en su trazo homicida.


Deambulando vas por la ladera extrema de mi corazón mientras juegas a la pelota torpemente sin conseguir meterme un puto gol…


Intrépido como nadie, veloz como un rayo me fulminas en un segundo y solo puedo decir lo idiota que soy por haberme dejado idiotizar con ello, un saltimbanqui se arriesga a crear una figura en el aire, siendo ciego ante la limitación que le puede otorgar la vida.


Sabiéndole a malo todo, queriendo descansar la mente a un lugar más seguro, me pierdo entre el conveniente y el malamente.


¿Donde está la línea que los separa?


Yo no la veo, solo veo un cuerpo entregado, unos labios deseosos, unas manos vehementes, un sexo que arde…


Por los muros quema todos los bártulos del recuerdo viejo como una pesadilla que nunca acaba, en un aliento eterno me pierdo en un gemido contenido por temor a que lo escuchen los vecinos pero que desea ser escuchado, tener fama y ser proclamado el amante del año.


Sé que voy muy lento para la capacidad que me ha sido otorgada, muchas gracias pero yo no sé de rebajas, soy una superdotada.


El orgullo esta por encima de todas las calumnias y mentiras que vertieron sobre mi…


Pura envidia, celos hostiles, discapacitados inútiles, absolutamente subnormales que creyeron que podrían ir contra mí, estoy preparada, tal vez algún día hable con el mundo para contarle que es lo que tiene que hacer para menguar su dolor, pero ahora estoy preparada, para matarlos y estamparlos contra la pared porque eso es lo único que se merecen.


Con la esperanza intacta, construyo un mundo nuevo a la medida de las necesidades básicas y precisas de los dos, solo que él no me ha pagado su parte de la obra todavía.


Como un petigrís en busca de frutos vagas por la vida con tu estilo particular, atenta con tus abrigados…


Virtuosa de la palabra chunga, ideal en su ritmo pausado que lentamente le resta soltura, serás olvidado deseo que sea hoy pero no puedo y me mata, encadenando cada frase, cada momento escrito en mi memoria, quiero matarle para que no exista nunca más en ella.


Ojala mueras esta misma noche y que yo me entere de tu muerte en una mañana alegre recién amada por un ser infinitamente mejor.


En el reino de tus reinas castradas no estoy yo, soy un vergel y a mí no se me mezcla con ninguna chusma que directa al psiquiátrico de su mano irán…


Yo tengo un corazón fuerte que late por un mañana mejor, por prosperar y que no retrocede jamás ni para coger impulso porque no lo necesita, juguetear con estorbos, amanecidas y amores estoy aquí sentada mirándome por dentro y viendo cuanto he cambiado.


Un triste dato me ha hecho recordar una historia de miedo, no volver atrás ni un segundo ni medio.


La espuma sube y el calor ensancha una madriguera sin nido, en las escarpadas paredes de la consciencia hostil te encuentras tú…


Encogido en un borde muerto de frio, que te jodan, las formas van tomando una escritura inhumana que de igual manera se mudan en bestias frente al oro y el oro ya se vendió bien barato en plan gitano tal y como mereció el cerdo que fuera vendido.


¿Dime te gusta este sentimiento, te gusta lo que dejaste, lo que conseguiste?
¿Dime si crees que no eres tú y toda tú mierda el problema?



Extraído de (Arrieritos somos y en el camino nos estrellaremos) Pág 20. Yolanda Valenzuela
 ©Lacomadrejaylalunaproducciones/monpetitartbonmarche by yles
https://www.flickr.com/photos/artbonmarche/15446257454
https://www.youtube.com/user/lacomadrejaylaluna/videos
http://lacomadrejaylalunaproducciones.blogspot.com
 www.facebook.com/amarantolapelicula
*Todo el contenido expuesto en este u otro medio registrado está sujeta a derechos de autor y cualquier violación de los mismos resultará en acciones legales, para los que distribuyan, expongan, copien o manipulen el contenido de la misma.


viernes, 12 de diciembre de 2014

Universalmente Inutil . Yolanda Valenzuela (Arrieritos somos y en el camino nos estrellaremos Pág. 19 )


Sin compasión con su vida,
Ni dejó huevos para la tortilla,
Con todo un corral en la cabeza,
Adepto que nunca se ve narcotizado.

Negoció el ejercicio,
Dispuesto a violar lo preciso,
No esperó que le indultara,
Quería sentirme a trago atragantado.

Su opinión no contó,
Mi peor pesadilla,
Fui yo la que estuvo arriba,
En el recuento sueños recordados.

Con una sonrisa me recibía,
Siempre me esperó,
Controló creyendo estar pendiente,
Bien recogida y guardada la esperanza.

Sin enterarse nunca de nada,
No supo seguir las coordenadas,
Anclado en la barra de cualquier bar,
Serpiente venenosa con mala voluntad.

No llamo,
El contestador se murió,
Insuficiencia en todo lo preciso,
No dudó en consumir lo que le regale.

Pobre cojito ciego, sordo, mudo,
Renegado en todo su ser,
Su mama no le da de comer,
Solo unos pasos le llevarán al mismo partido.

Me regocijó lo que pudo,
Lo que duré tierna,
Buena como el pan del mismo día,
Como un jadeo lejano me siente en pecho vacio.

Como el primer día,
Malgasta lo que tiene,
Su egoísmo lo hizo minúsculo,
Zar pusilánime darle compasión a su mezquindad.

Eclosionando en arca de pasta reciclable,
Exceso de sabanas sin mí, en él,
Himpas de tiempo en cama sombría,
Arrastrado por el suelo en busca de algún cabello.

Pasión de villancico por un día,
Trineo sin regalos ni renos,
Mí boca en su espalda,
Conserva su memoria en lata creyendo que fue ayer.

En su eterna disminución psíquica,
Llora en su mundo nimio y discrepante,
No le hacía hermoso cualquier luz,
Invisible, inservible, desgraciado, universalmente inútil.

Me ostentó de verdad,
Apurando sin carburante,
Mosca cojonera pegada en una ventana,
Cuerpo de plomo en gravedad sin espacio, como si no existirá mañana.

Puse medios, contactos, gusto, olfato,
Mi piel se cayó a tramos,
Si me quisiera tendría el ajuar doblado,
Pasó un huracán destructor y yo todavía respiro a pesar de su tormento.


 Extraído de (Arrieritos somos y en el camino nos estrellaremos) Pág 19 . Yolanda Valenzuela
 ©Lacomadrejaylalunaproducciones/monpetitartbonmarche by yles
https://www.flickr.com/photos/artbonmarche/16000160951/
https://www.youtube.com/user/lacomadrejaylaluna/videos
http://lacomadrejaylalunaproducciones.blogspot.com
 www.facebook.com/amarantolapelicula
*Todo el contenido expuesto en este u otro medio registrado está sujeta a derechos de autor y cualquier violación de los mismos resultará en acciones legales, para los que distribuyan, expongan, copien o manipulen el contenido de la misma.